Cambio Embrague Saab

—- EMBRAGUE:

Es el componente que transmite la potencia desde el motor a la caja de cambios, nos permite realizar el cambio de marchas además de mitigar las sacudidas de la transmisión.
Actualmente se ha impuesto el sistema con volante bimasa, algo más costoso en precio, pero más suave en las transiciones.

— CUIDADO DEL EMBRAGUE:

Dependiendo de la conducción y las transiciones del pedal de embrague podemos alargar o acortar la vida de nuestro embrague, dado que en síntesis el contacto final se realiza con un disco compuesto de ferodo.
Otro punto que puede verse comprometido es el cojinete de empuje, debido al hábito adquirido de tener el pié encima del pedal, esto puede transmitir presión al cojinete y acortar la vida del mismo.

— CAJA DE CAMBIOS:

Un buen mantenimiento periódico del vehículo y una conducción adecuada, darán más vida útil a la caja de cambios.
Es el elemento principal del sistema de transmisión y por tanto del desplazamiento del vehículo.
Sea manual o automática, puede dar servicio durante toda la vida útil del vehículo, siempre que reciba el mantenimiento adecuado a sus características.

cambio-embrague-saab

— CUIDADO DE UNA CAJA DE CAMBIOS MANUAL:
Actualmente, a pesar del crecimiento en ventas de las automáticas, las manuales son las más habituales en nuestro país, sobre todo por su consumo más ajustado. Requieren de pocos cuidados, pero dependen mucho de un uso correcto del embrague.
Por último debemos estar atentos al nivel de valvulina, un lubricante especial encargado de engrasar los engranajes. Cada vehículo en su manual de mantenimiento nos indicará cuando es indicado su reemplazamiento, aunque podemos marcar un denominador común de cada 80.000 km ó cada 5 años, esto mejorará el funcionamiento de los engranajes.
También debemos eliminar el mal hábito de reposar la mano sobre la palanca de cambios, dado que este echo acaba maltratando el sistema de sincronizadores de la caja de cambios.

MANTENIMIENTO DE CAJA DE CAMBIOS AUTOMÁTICA:

Como en el consejo anterior, podemos aumentar lo operativa de nuestra caja de cambios automática simplemente comprobando el correcto nivel de aceita además del líquido ATF, consiguiendo la óptima lubricación de todo el sistema y preserva el desgaste de sus componentes.

—- TURBO:

Se denomina TURBO al sistema de sobre alimentación que aumenta la compresión del aire que circula hasta la admisión del motor, se eleva la cantidad de oxígeno que se mezcla con el carburante, por tanto elevamos la cantidad de la combustión y se aumenta la potencia total.
Las cifra de vehículos que incorporan actualmente un turbocompresor es de 9 sobre 10, debido a las altas prestaciones en potencia y consumo controlado.
El funcionamiento del turbo arroja cifras como superar las 200.000 rpm en giro y rozar los 100 grados centígrados.
Por tanto hemos de entender que es un elemento sensible a sufrir averías, con el consiguiente coste del recambio y del remplazo del mismo.
Un turbocompresor nuevo tiene una horquilla de precio desde los 800€ hasta los 1600€
La opción de adquirir un turbocompresor reconstruido es mucho más económica, desde los 300€ hasta los 650€, incorporando garantía.

— CONSEJOS USO Y MANTENIMIENTO:

Evitar los acelerones en frío, dado que el coche no ha adquirido la temperatura de trabajo media, el turbocompresor no habrá adquirido aún una lubricación adecuada.
No elevar las revoluciones en parado o tener la precaución de esperar un minuto antes de apagar nuestro motor cuando hayamos realizados trayectos medios ó largos, ayudarán a que la turbina baje de revoluciones y la temperatura del mismo baje de manera progresiva y adecuad.
La carbonilla y suciedad de todo el sistema de admisión, como la Egr, colector de admisión y escape pueden afectar a los componentes del turbocompresor, por lo tanto se aconseja que de manera periódica se realicen conducciones en marchas cortas y que esto provoque la auto-limpieza del vehículo
Utilizar aceite de máxima calidad y adecuado a las especificaciones de nuestro vehículo será vital para mantener en buen estado y durante más tiempo nuestro turbocompresor. También por extensión controlar el nivel de ese aceite y la buen estado del mismo.
Es destacable la sustitución a tiempo de los filtros de aire y de aceite, ya que estos protegen de que restos de suciedad o materiales externos dañen al turbocompresor .

— DISTRIBUCIÓN:

La función de la correa de accesorios:
La correa de accesorios conecta la polea del motor (polea damper) con las poleas de los diferentes accesorios: Bomba de agua, alternador, bomba de la dirección asistida, compresor de climatización…
Una correa de distribución rota produce como mínimo la parada del alternador, y todo el resto de accesorios conectados a ella.

Los fabricantes de vehículos especifican cambios de correas que dependiendo de los modelos van desde los 20.000km hasta los 240.000 en algún caso.

— CUIDADO Y REVISIÓN:

Aunque no hayamos llegado al momento de reemplazo aconsejado por el fabricante es altamente aconsejable valorar nosotros mismos el estado de nuestra correa y constatar que esta tenga la tensión adecuada.
Que no presente grietas, haya perdido flexibilidad y que el dentado se encuentra en perfecto estado son condiciones para su óptimo funcionamiento.
Normalmente el remplazo de la correa de distribución se acompaña también de una nueva bomba de agua, para asegurarnos una correcta refrigeración de todos los sistemas que necesitan este servicio dentro de la arquitectura del motor.

WhatsApp chat WhatsApp